• Instagram Social Icon

Simbolismo

- Osho

 

Osho también aporta gran claridad acerca de la Oscuridad y de la necesidad de entregarse a ella. Habla sobre la «oscuridad negativa», un concepto que describe la «parte oscura de nuestro ser» (los miedos asociados con nuestro mundo subconsciente), mientras que la «oscuridad real» es trascendental, la cual aporta nirodha parinama, una profunda transformación de nuestro ámbito subconsciente.

 

Al referirse a la superioridad de la oscuridad en comparación con la luz, Osho enfatiza el simbolismo relativo de la luz mundana. (Como la Luz Absoluta, la Oscuridad Absoluta puede constituir un símbolo de trascendencia. En el Supremo, no existe diferencia entre la Oscuridad y la Luz. Es ambos al mismo tiempo: Oscuridad y Luz).

 

« ¿Por qué se ha simbolizado en todas partes a Dios como luz? No porque Dios sea luz, sino porque el ser humano tiene miedo a la oscuridad. Se trata de un miedo humano -nos gusta la luz y nos atemoriza la oscuridad, por tanto no podemos concebir a Dios como oscuridad, como negritud. Es una concepción humana. Concebimos a Dios como luz porque tememos la oscuridad».

 

«Si puedes amar la oscuridad, no le tendrás miedo a la muerte. Si puedes entrar en la oscuridad -y sólo puedes hacerlo cuando no hay ningún miedo-, alcanzarás una total relajación. Si puedes ser uno con la oscuridad, te has disuelto; es una rendición. Ahora no hay miedo alguno, porque si te has tornado uno con la oscuridad, te has tornado uno con la muerte. Ya no puedes morir. Te has vuelto inmortal».

 

«En primer lugar, se necesita una profunda amistad con la oscuridad».

«Así que, como paso preliminar, haz una cosa: siéntate en la oscuridad, quita todas las luces, siente la oscuridad. Mantén una actitud amorosa hacia ella, permite que la oscuridad te toque. Mírala. Abre los ojos en una habitación oscura o en una noche oscura; experimenta la comunión, estate junto a ella, absorbe una relación».

 

«Primero destapa tus miedos inconscientes y trata de vivir y amar la oscuridad. Es muy gozoso. Una vez la conoces, y una vez estás en contacto con ella, estás en contacto con un fenómeno cósmico muy profundo».

 

«Los límites existen debido a la luz. Cuando no hay luz, los límites se disuelven.  En la negritud, nada está definido, todo se funde con todo lo demás. Las formas desaparecen».

 

«Contemplar, meditar, fundirse… La oscuridad elimina todas las distinciones. Bajo la luz, uno puede ser hermoso o feo, rico o pobre. La luz te otorga una personalidad, una distinción -culto o inculto, santo o pecador. La luz te revela como una persona distinta. La oscuridad te envuelve, te acepta -no como una persona distinta; simplemente te acepta sin ninguna definición. Estás envuelto y te vuelves uno».

 

«Cuando la oscuridad entra en ti, tú entras en ella. Siempre es recíproca, mutua.» (Osho – El libro de los secretos [The Book of Secrets])

 

 

 

- Nisargadatta Maharaj

 

Estar totalmente consciente en un Retiro de Oscuridad es como adquirir consciencia del estado de sueño profundo durante «la noche» o «el olvido». En el libro Yo soy eso (I am That), Nisargadatta Maharaj explica el hecho de que incluso durante la fase de sueño profundo el Conocedor (el Testigo Supremo) está presente:

 

«Pregunta: Durante el sueño no existe lo conocido ni el conocedor. ¿Qué mantiene al cuerpo sensible y receptivo?

Maharaj: Con toda certeza, no se puede decir que el conocedor esté ausente. La experiencia de las cosas y los pensamientos no existe, eso es todo. Pero la ausencia de la experiencia también es una experiencia. Es como entrar en una habitación oscura y decir: “No veo nada”. Un hombre ciego de nacimiento no sabe lo que significa la oscuridad. De forma similar, sólo el conocedor sabe que él no lo sabe. El sueño es meramente un lapso en la memoria. La vida continúa».

 

En un Retiro en Oscuridad, así como en el sueño profundo, todo el mundo objetivo desaparece. Pero permanece el Testigo «rodeado» de Nada. Somos conscientes de la Nada y, finalmente, en esta Nada, el Testigo se revela como su verdadera naturaleza.

 

 

- Soma – La energía regeneradora de la oscuridad

 

Los yoguis asocian el fluido de la vida eterna,  soma, a la energía de la luna, energía vital esencial que recarga al ser humano durante la noche y que el sol interior «quema» (esta «quemadura» aporta la energía que se manifiesta durante la vigilia en las diferentes acciones diarias). En este caso, el día es el símbolo de todas las dualidades y del dominio personal de la acción, de la energía que se dispersa, mientras que la noche es el símbolo de la eternidad, de la contemplación, de la regeneración y el centramiento.

 

 

- La noche oscura del espíritu y la tradición mística

 

En la teología mística, la oscuridad o la noche constituyen el símbolo de la tradición espiritual apofática. Es el neti neti  de los Upanishads. Constituye la desaparición de todo el conocimiento que se define, analiza y expresa. Además, la oscuridad implica el estado de privación de toda prueba y apoyo psicológico. La noche sugiere el «vacío» o la «desnudez» que purifica la mente, eliminando la «sequedad» o la «aridez» del pensamiento racional, e incluyendo el anhelo sagrado, las emociones sensuales e incluso las aspiraciones más elevadas.

 

Privado de luz, un individuo queda totalmente desposeído. Esto constituye la denominada doctrina del privato boni.  Los recuerdos no nos pueden ayudar a comprender la situación actual. Se dice que el individuo se halla en «la nube del desconocimiento». San Dionisio se refirió a ello como la «divina oscuridad», el nigredo de los alquimistas.

 

 

- La perspectiva alquímica

 

El «trabajo alquímico» comenzaba con  Nigredo, o negritud. En Alquimia, esta primera fase implica putrefacción y descomposición. Como primer paso en el camino hacia la piedra filosofal, todos los ingredientes alquícios tenían que limpiarse y cocinarse durante largo tiempo para formar una materia negra uniforme. Esto constituye la muerte y el regreso al caos informe, que conduce a la fase blanca y, finalmente, al Rubedo, la fase roja de la Libertad Espiritual. El término Albedo  se refiere literalmente a la ablución, o al lavado de todas las impurezas mediante el aqua vitae («Agua de la Vida»).

 

El viaje hacia la Oscuridad no constituye únicamente una primera fase, sino que es la esencia del trabajo alquímico espiritual, ya que sin él, el individuo permanecería sólo a un nivel superficial de mero pensamiento racional y existencia social dominada por dogmas. A continuación se ofrece un importante adagio alquímico:

 

Visita Interiora Terrae Rectificando Occultum Lapidem  («Visita el interior de la Tierra; rectifica lo que allá encuentres, y descubrirás la piedra oculta»).

 

Para describir el «descenso a la Oscuridad», sintetizado en la palabra VITRIOL, la Alquimia ha preservado algunos símbolos muy antiguos.

El individuo (de hecho, solamente su personalidad) que desciende a su naturaleza original sufrirá una gran pérdida. Debe abandonar todos sus antiguos valores morales, sociales y espirituales. De este modo, se abrirá a un orden diferente, en mayor resonancia con la Armonía del Todo.

Esto es lo que sucede en el Retiro en Oscuridad.